jueves, septiembre 11, 2008

Día triste

Helouses:

Este post he estado mucho tiempo pensando si debería siquiera empezar a escribirlo. Lo digo porque en estos asuntos los malentendidos se entienden demasiado mal y afectan de forma demasiado visceral a demasiada gente.

Al final estoy aquí, escribiendo sobre la Diada de Cataluña. Fiesta que reconozco que no conozco para nada y que vivo desde fuera a través de los periódicos. Por eso no voy a hablar de ella, sino de cómo la he visto en la prensa.

Esa es la razón de que el título de este post sea "Fiesta triste". Todas las referencias que he encontrado en los distintos periódicos hablan de insultos, abucheos, silbidos, uso partidista y por eso me parece triste. La noticias sobre ésta o cualquier fiesta tipo "Día de..." deberían de ser de otra índole. Se debería hablar de concordia, de entendimiento, de encuentro entre gentes diferentes que piensan distinto pero que son capaces de celebrar juntos que caminan juntos.

Por todo lo anterior me parece una fiesta triste. Es indudable que el estado de las autonomías ha ayudado muchísimo a avanzar en el desarrollo de las distintas regiones, zonas, países, cómo le queramos llamarlas, da igual. Lo importante para mí es que ha sido muy negativo para la s relaciones entre las personas. Ha fomentado los odios, las envidias, la necesidad de sentirse diferente para poder "ser". Y eso, lo siento para el que discrepe, me parece triste.

Habrá quien piense que hablo desde Extremadura con una visión de una España centralista. Yo prefiero pensar que la idea de "España, viejo estado caduco que nos oprime" debería estar superada. Pertenecemos a España, sí, pero ésta no es más que una "región" de Europa y más importante aún, pertenecemos al mundo. Nuestras metas no deberían estar tan cerca de nuestro ombligo.

Saludotes
Marce.

No hay comentarios: